deutsch       english       español       français      italiano
      にほんご       nederlandse       polska       português        русский      中国人


Nutrición equilibrada

Típico - cada uno es diferente

Lo saludable es lo que sabe bien y se pone bien. ¿Puede ser tan sencilla una dieta equilibrada?

En principio, puede hacerlo una vez que haya descubierto qué tipo de alimentación le sirve a su propio cuerpo. Que uno prefiera los platos de ensalada y otro la sopa de verduras, que un tercero prefiera pocas verduras y más patatas y que un cuarto no coma nada de carne, pero que a un quinto le guste un schnitzel o un pan con salchicha de hígado, no es sólo una cuestión de educación nutricional, sino que también se ha metido en nuestra cuna.

Los biólogos moleculares investigan este fenómeno descifrando la información de los procesos individuales. Hace tiempo que descubrieron que la regulación de los procesos digestivos y metabólicos es similar de una persona a otra, pero sigue siendo diferente. "Polimorfismo" es el término técnico utilizado para describir que, por ejemplo, un trozo de sándwich se digiere de forma diferente en una persona que en otra debido a sus diferentes características hereditarias. A nivel científico, explica que no puede existir una "nutrición adecuada para todos".

Los investigadores modernos confirman así observaciones que ya son antiguas. En todas las culturas existen las llamadas "enseñanzas constitucionales", que sacan conclusiones sobre las necesidades nutricionales a partir de la estructura corporal y el temperamento. El Ayurveda, por ejemplo, es una enseñanza india que distingue entre el tipo de fuego, el tipo de aire y el tipo de tierra. Los tipos de constitución Atleta, Leptosom, Pykniker del psiquiatra suabo Ernst Kretschmer (1888-1964) se parecen mucho a ella.

Así, al tipo de fuego o atleta le gusta comer platos crudos, comida abundante y pan de grano. Las sopas, el pan fino y la comida ligera le sientan mucho mejor al tipo de aire o leptosoma, de tiro alto, delgado, mientras que el tipo de tierra o conocedor de lo pícnico tiene que enfrentarse a la responsabilidad de no dejar que su predisposición a la obesidad se le vaya demasiado de las manos, pero también de no rendirse a la falsa expectativa de querer estar delgado.

Este tipo de constitución -a la que casi siempre se corresponde- confirma que es importante asumir la responsabilidad y descubrir por sí mismo qué alimentos hacen que el cuerpo, la mente y el alma se mantengan sanos. Una selección de alimentos nutritivos de alta calidad, orientada a la temporada y a la región, es una base valiosa para ello.

Autor: Brigitte Neumann

Impressum       Privacidad      Fotografias: www.pixabay.com